La Península de Paria es un parque nacional de 37.500 hectáreas, conocido por su costa salvaje, sus magnificas playas y su cordillera montañosa (1370 metros de altitud).

Siendo también la Península de Paria puerto de llegada de Cristóbal Colon a fines del siglo 15 y calificando así el país de “Tierra de Gracia”, tanto su belleza como el azul turquesa del agua, arena blanca, las palmeras y la densa vegetación lo impresionaron; un verdadero paraíso.

Paria es también una región productora de cacao, principal actividad agrícola.

En Caripe, ciudad colonial del siglo 18, podremos descubrir otra especialidad agrícola; el café y también conocer la cueva del guacharo, lugar donde vive una particular especie de aves nocturnas.